Miércoles, 18 Septiembre 2019 10:42

La incomodidad del caminante solitario

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Existen dos clases de caminantes. Por un lado, aquellos que disfrutan de la compañía, que negocian y acuerdan con sus acompañantes el trayecto, el objetivo, el ritmo y valoran no solo el paisaje, los kilómetros recorridos o el esfuerzo sino también la conversación, los encuentros casuales y las metas compartidas. Y luego están los caminantes solitarios.

Para el caminante solitario la compañía es una incomodidad. Su objetivo al caminar se centra en la meta que solo tendrá sentido si la logra uno mismo, por lo que todo lo accesorio es un obstáculo. Su visión del camino tiene más que ver con lo que supone de desafío para si mismo que como experiencia compartida con otros caminantes. Por ello, disfraza la labor con ropajes de autoconocimiento y autosuficiencia. 

Aunque raramente el caminante solitario camina solo. Lo suele hacer acompañado de seguidores, siempre dos pasos atrás, que no ponen en cuestión el recorrido, las etapas o el fin. Tampoco se atreven estos seguidores a desplazar la conversación hacia nuevos puntos de vista, hacia otros temas no explorados o, eso jamás, hacia perspectivas discordantes. Los seguidores del caminante solitario se esfuerzan por seguir el ritmo de su líder conscientes de que el caminante solitario no espera a los rezagados. En el grupo del caminante solitario están excluidos los caminantes que se atreven a sugerir nuevas rutas, a caminar hombro con hombro, a medir los pasos con otros criterios y, de una manera u otra, si lo intentan rápidamente serán invitados a tomar la primera desviación del camino.

El caminante solitario suele tomar dos senderos en sus ejercicios rutinarios: el de la desconfianza y el de la envidia. El primero le hace mirar constantemente hacia atrás no vaya a ser que alguno de sus seguidores se tome la libertad de aproximarse a su nivel o, mucho peor, tome otros senderos, sin su consentimiento, que le hagan llegar a la meta con antelación. El sendero de la envidia es el que le aleja de las compañías molestas, de las que pueden desafiar sus puntos de vista pero también de las que pueden ayudarle a lograr metas más ambiciosas. Y ese el es el problema del caminante solitario: entender los logros de sus compañeros de travesía como un fracaso propio. Y, por ello, al tratar de evitar el éxito del acompañante lo que logra es perderse en sendas que conducen a precipicios que obligan a saltar o a volver sobre sus pasos.

Visto 307 veces Modificado por última vez en Miércoles, 18 Septiembre 2019 12:20
Ignacio Martínez Mayoral

Editor en The Negotiation Club y facilitador en divergentia::la oportunidad en la diferencia

www.divergentia.es

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.