Miércoles, 16 Julio 2014 08:56

Siente un enemigo en su mesa

¿Se toma personalmente sus fracasos y no disfruta con sus éxitos? ¿Agobiado por soportar todas las responsabilidades sin que nadie se lo agradezca? ¿Se siente poco valorado en su trabajo, por su amigos o en su hogar pese a sus esfuerzos por hacer bien las tareas encomendadas?

No continúe. Usted necesita un enemigo. Así como lo oye. Usted necesita tener un enemigo cerca.

Publicado en Blog